Hato Mayor se incorpora al carro del progreso

Hato Mayor del Rey,  primer pueblo en la región oriental que se pronunció en favor de la guerra restauradora, se incorpora triunfalmente al carro del progreso dominicano.
Según las versiones existentes esa villa se fundó allá por el año de 1520, pero ciertas investigaciones realizadas por el hatomayorense y aficionado a la historia, señor Melchor Contín Alfau, demuestran que fue hacia el 1737, ya que el alférez real Antonio de Coque Landeche, su fundador, para esa época fue que existió.

El caserío original de Hato Mayor lo constituyó un modesto grupo de criadores de ganado y el nombre que ostenta le sobrevino porque entre los hatos de la región existente ese era el más grande.

Según Contín Alfau la urbanización formal de la villa comenzó a partir de su erección en común en el año de 1843, pero tomó mayor impulso cuando en el año de 1888, la señora Maria Mercedes de la Rocha y Coque de Fernández, heredera del mayorazgo de Dávila, donó al municipio los terrenos del egido, donde hoy está enclavada la actual ciudad.

Las tierras donadas, unas 1532 tareas, están cubiertas en un 80%. De ahí el auge que ha tomado esta población, que cuenta con más de 10 mil habitantes y más de 2 mil edificaciones.

En su devenir histórico se destacaron los generales Pedro Guillermo y su hijo Cesáreo, hijos de ese pueblo. Ambos fueron Presidente de la República y factores en la Independencia y Restauración Nacionales.

Se califica a Hato Mayor corno un pueblo que jugó un papel preponderante en esos dos hechos históricos, ya que se convirtió en un verdadero centro de insurrección contra los españoles.

Se distinguieron entre otros Antonio Guzmán, Genaro Díaz, Quintino Peguero y Víctor de los Reyes.

Un documento fechado a 2 de octubre de 1863, demuestra claramente que fue Hato Mayor también el primero en la región Este que se pronuncié en favor de la guerra restauradora. Ese movimiento lo encabezaron Pedro Guillermo y Víctor de los Reyes.

Según narra Contín Alfau en su libro en preparación, también esa ciudad oriental fue durante la ocupación americana, una de las regiones en que se mantuvo con más ardor la protesta contra la invasión.

Siempre progresistas
Los munícipes hatomayorenses siempre han sido progresistas. Pléyades de jóvenes ostentan cargos y representaciones en altas esferas.

Cuenta con centros sociales, escuelas, co1egios religiosos, emisora radial y otros centros sanos de diversión. Celebra los 24 de septiembre las fiestas patronales de Nuestra Señora de las Mercedes, que reúne a todos los hatomayorenses no importa el sito donde se encuentren.

Su actual Ayuntamiento está preocupado por empujar aún más el progreso de esa región.

El cabildo cuenta para este año con un presupuesto que se eleva a RD$118,286.87, de cuya suma recibe RD$69,609.04 en subsidios del Estado.

Se propone en 1964 emprender la construcción de su matadero, de calles y contenes y extensión de las tuberías del acueducto en las calles Felipe de Castro, 30 de Mayo, Palo Hincado y Gastón F. Deligne.

El sindico Sergio Núñez Silvestre habló con los redactores de “Vida Municipal Dominicana”, expresando que el actual presupuesto es insuficiente.

Por ello, se dirigieron a ala Liga Municipal Dominicana pidiendo un subsidio extraordinario de RD$70,000, que le permita intensificar la labor de apertura y reparación de calles, extensión de las redes eléctricas a los barrios de Puerto Rico, Gualey y La Javilla, donde residen no menos de 3,000 personas.

Aseguré el funcionario que las necesidades más urgentes para el cabildo son la construcción del palacio que aloje las oficinas municipales y reconstrucción del palacio del funesto Partido Dominicano para emplazar allí una sala de maternidad que tanta falta hace.

Es Hato Mayor una región agrícola y ganadera por lo que es amplia su contribución al auge económico nacional.

El 75% de las plantaciones de caña del ingenio Consuelo se hallan en territorio de Hato Mayor, y una gran porción de las del ingenio Por venir.

De ahí, que de modificarse la ley que libera de impuesto a los primeros 600,000 quintales de azúcar a los ingenios azucareros, el municipio de Hato Mayor habrá de resultar beneficiado y los ingresos del cabildo podrán aumentar en provecho de su ornato y mediante la construcción de nuevas obras de positivo progreso.