• Narrow screen resolution
  • Wide screen resolution
  • Auto width resolution
  • Increase font size
  • Decrease font size
  • Default font size
  • default color
  • red color
  • green color
  • blue color

Las zonas francas de Santiago en busca del crecimiento perdido
Escrito por http://www.7dias.com.do   
zona_francaLas zonas francas constituyen junto con el turismo y las remesas los tres motores principales que han impulsado la economía dominicana desde la década de los ochenta. Tras el desplome experimentado por el renglón textil desde 2004, los empresarios de Santiago han puesto en marcha una nueva estrategia consistente en la búsqueda de nuevos nichos de mercado que posibiliten la recuperación del sector mediante la agregación de valor y la diversificación productiva.

Ibet Pichardo, directora ejecutiva de la Asociación de Zonas Francas de Santiago, dice que después de la crisis sufrida en 2004, año en que reconoce se perdieron más de 40,000 empleos en la provincia que todavía no se recuperan, el sector manufacturero adquiere hoy nuevos aires provenientes “del trabajo intenso de diversificación que se ha llevado a cabo tanto en el ámbito privado como en el público”.

Pichardo expresa que los principales rubros que han cambiado la cara del sector en Santiago son la fabricación de tabaco y la confección de zapato, que en los últimos años presentan una evolución positiva en términos de crecimiento en valor y en cantidad de bienes exportados.

Con relación al tabaco, las zonas francas han posibilitado, en la explicación de Pichardo, que la República Dominicana se convierta en líder del mercado internacional no sin antes tener que capear distintos obstáculos, entre ellos los inconvenientes surgidos en Europa con la adopción de leyes que prohíben fumar en los espacios públicos y la venta de “cigarros falsificados” no solo en el exterior sino también en los diferentes polos turísticos del país.

Según el informe preliminar del desempeño de la economía dado a conocer recientemente por el Banco Central, en el sector de las zonas francas la manufactura de tabaco creció un 19.3%, mientras que la manufactura de calzados registró un crecimiento de 4.5%. Sin embargo, viéndolo de manera total, al finalizar el 2012 el valor agregado en términos reales de las zonas francas reflejó una caída de -0.3%, motivado principalmente por la contracción del renglón textil, que viene cediendo su puesto a otras actividades como la producción de equipos médicos y quirúrgicos que creció en 2012 un 5.9%. En sentido contrario, las exportaciones de textiles y de artículos de joyería registran una caída de -1.3% y de -14.7%, respectivamente.

De acuerdo con las informaciones oficiales al cierre de 2012 en el país se encuentran en funcionamiento un total de 595 empresas de zona franca, de las cuales 19% se dedican a la manufactura de textiles, 11.8% a la exportación de servicios, 10.6% a la elaboración de productos derivados del tabaco, 8.2% centros de comunicación, 8.2% productos agroindustriales, 7.6% empresas comercializadoras, y el restante 34.6% realizan otras actividades de manufactura.

Para este año, el gobierno aprobó 38 permisos de instalación de nuevas empresas con una generación de empleos estimada en 2,613 puestos y con una inversión directa proyectada en 26 millones de dólares.

Ibet Pichardo considera que el repunte en esta provincia de los renglones confecciones de tabaco y fabricación de calzado se debe al conocimiento adquirido por los empresarios en los procesos productivos y de exportación, tanto en la dinámica de estos rubros como sobre los convenientes presentados por los países competidores de la República Dominicana, en especial China, gigante que se ha visto obligado a redefinir sus exportaciones con motivo de la revalorización de la mano de obra.

La estabilidad es imprescindible

Para Pichardo las autoridades dominicanas deben hacer todo lo posible por mantener la estabilidad del clima de negocios, garantizar la seguridad jurídica y enviar una señal positiva a los inversionistas extranjeros en el sentido de que sus capitales y sus intereses serán protegidos en el país.

La directora ejecutiva de la asociación de empresas manufactureras de aquí considera de vital importancia el que las zonas francas no sean nuevamente perjudicadas con nuevos impuestos, tal y como sucedió con la pasada reforma tributaria, donde el sector recibió un fuerte impacto impositivo.

Otro aspecto que Pichardo estima debe ser resuelto es la agilización de los trámites de embarcación en Aduanas, cuyas autoridades “deben comprender las características del sector y trabajar para superar los obstáculos que se tienen en cuanto a la lentitud de los procesos y los procedimientos en los puertos”

Orígenes y evolución

Teniendo su origen en la Ley 299 promulgada en 1969 para incentivar las exportaciones y sustituir importaciones, las zonas francas fueron vistas entonces como la tabla de salvación de la pequeña economía de la media isla. La primera empresa surgió en La Romana y la segunda en San Pedro de Macorís. Pero fue Santiago la ciudad que desde un primer momento lideró el sector que llegó a generar más de doscientos mil empleos a finales de los años noventa.

Tanta era la fiebre que en la década de los años setenta muchas provincias compitieron por instalar dentro de su territorio este tipo de empresas que fueron percibidas por las  asociaciones empresariales de provincias y el gobierno como motor del desarrollo.

En menos de 40 años llegaron a establecerse en el territorio nacional cerca de 600 empresas con un aporte promedio de alrededor de 5% del PIB, con un destacado incremento de 7.5% en el año 2003.

En los años ochenta recibieron el empuje de la Iniciativa de la Cuenca del Caribe, con la cual losEstados Unidos otorgaba exenciones arancelarias para diferentes bienes, en especial textiles.

En los años noventa las zonas francas se afianzaron como enclave económico fundamental en la generación de empleos y de divisas. En el año 2000 alcanzaron su punto máximo con un crecimiento sostenido durante todo el decenio anterior a una tasa promedio de 9%, debido al dinamismo del renglón textil y prendas de vestir así como a la llegada de nuevas empresas que iniciaron el proceso de diversificación.

Según un estudio elaborado por los economistas Agustín González y Radames García, para el 2007 el proceso de diversificación se había impuesto quedando la producción textil en cantidad y valor proporcionalmente por debajo de los nuevos bienes y servicios exportados.

El estudio señala que en el periodo comprendido entre 1995 y 2007 la contribución promedio de las zonas francas al PIB fue de 5.05%, retrocediendo a finales de2007 aapenas un 3.8% y en el2008 a3.05%, para una estrepitosa caída de 24 y 30% respectivamente.

La estrategia que siguió a la crisis ha sido la de intentar resucitar el sector con una cara nueva y dominado por otros renglones de producción.

Los empresarios de Santiago han sacado provecho a la experiencia y hoy se dan cuenta de que la producción textil, aunque no descartada del todo, quedó atrás como locomotora de la industria manufacturera de la República Dominicana.

Ibet Pichardo parece convencida de ello y mira el horizonte con optimismo, piensa que para las zonas francas la apuesta está en la confección de zapatos, la transformación del tabaco y sus derivados, la producción de plásticos, así como en otras actividades incipientes como la impresión en cartón, la metalmecánica y los biocombustibles.
 
Banner
Banner
Banner
Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Compártenos en la Red

Provincias

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com